Adaptarse a los cambios como lo hacen las cebras