La venta no termina con la firma del contrato