¿Por qué vale la pena incubar oportunidades de venta?